La convivencia entre amigos

La convivencia con amigos puede convertirse en un dolor de cabeza cuando no sabemos manejar temas tan delicados como la confianza y los límites

Es así como la confusión de sentimientos y la ambigüedad puede ser traicionera, hasta el punto de crear las relaciones más complejas y extrañas.

Dejemos de lado el tema de los “amigos cariñosos”, para centrarnos en el juego que muchas personas entablan bajo la apariencia de una buena amistad. La amistad implica un proceso de madurez en el que se debe aprender a superar cualquier vínculo que termine por sacar a flotar sentimientos que no tienen nada que ver con una relación fraternal.

Es así como se presentan las situaciones más inesperadas y extrañas, donde la cercanía y la distancia crea parejas eventuales, “del momento”, y que después de cada encuentro “amical”, se despide hasta la próxima cita.

El problema se presenta cuando no se puede manejar este tipo de relación, aplicando el mismo trato con otras personas. En un momento se puede llegar a jugar con los sentimientos de una buena persona, quien no dudará en expresar sus intenciones de llevar la relación a un punto más serio.

La convivencia entre amigos

El asunto de convivir tanto tiempo con amigos puede precipitar que ocurran circunstancias que pueden destruir la verdadera amistad. Recuerda que tus sentimientos y emociones no deben confundirse con el valor de la amistad, especialmente cuando se trata de una persona que vale la pena nuestra dedicación y tiempo. Tú tienes la última palabra.