Convivir entre la amistad y la intimidad

La amistad con derechos es una frase que se ha hecho muy conocida en los últimos años, por ello te hablamos de ella para que la conozcas algo más...

Esta confusa relación ha originado una nueva convivencia entre la amistad y la intimidad, alterando la esencia más profunda de una linda amistad desinteresada. He aquí el gran dilema de muchas personas ¿Es posible convivir en medio de la amistad y la intimidad?

La relaciones amicales de los tiempos modernos han sufrido una serie de cambios que distorsiona el verdadero sentido de una relación gratuita, generosa y transparente. Por lo general, el problema se origina cuando una de las dos personas decide involucrarse sexualmente.

Cuando este tipo de situaciones sucede, prácticamente la amistad fracasa debido a esta nueva imposición en el acuerdo originalmente desinteresado entre ambas personas. El cariño se confunde y es muy fácil que uno de los dos comience a deja florecer sentimientos más grandes.

Es importante diferenciar que la buena amistad no consiste en complacer las necesidades del otro. Recuerda que lo que empieza como un juego puede terminar hiriendo a cualquiera de los dos. Sin embargo, hay muchas personas que se consideran lo suficientemente capaces para diferenciar estos dos extremos, neutralizando cualquier sentimiento de afecto y basándose en una relación de confianza donde no hay mayor compromiso.

Convivir entre la amistad y la intimidad 

Curiosamente a lo que muchos piensan, toda amistad exige un compromiso de por medio, que implica entre tantas exigencias el valor de fidelidad. Cuando rompemos con este importante requisito y sorteamos arbitrariamente con los sentimientos del otro, no hay ninguna amistad de por medio que pueda restablecer las heridas que deja la convivencia entre la amistad y la intimidad.